976 21 72 15 sipp@seipaz.org

17-25 octubre 2022 Curso ¿Caminamos hacia un mundo más violento?

Impartido por Javier Jiménez Olmos. El objetivo del curso es realizar un análisis pormenorizado de la violencia, para lo que es necesario profundizar en su definición y evolución histórica. Así mismo, es fundamental para entender el significado y las causas de la violencia estudiar las diferentes maneras en las que se manifiesta, tanto en el pasado como en los tiempos actuales. Sin olvidar que la prevención de la violencia pasa por atender a los posibles focos futuros. Una vez estudiadas las causas de la violencia, sus clases y sus consecuencias, será parte fundamental del curso abordar la manera de fomentar la cultura de paz y la seguridad humana como antídotos fundamentales para erradicar la violencia.

CONTENIDO
– CONCEPTOS Y DEFINICIONES sobre la violencia. Se explicará como a lo largo de la historia ha variado la concepción de la violencia, para comprobar si hay una mayor sensibilidad social sobre determinados tipos de violencia. Se enumerarán diversas clases de violencia, que en los capítulos que vienen a continuación se abordarán con mayor detalle. Por último, se debatirá sobre si la violencia actual es mayor que en el pasado o, por el contrario, ha disminuido, y cuál será la tendencia futura.
– VIOLENCIA ORGANIZADA, es decir, la causada por organizaciones sociales legales o ilegales y por los Estados. El genocidio, las guerras –tanto las guerras entre diferentes Estados como las guerras civiles-, los golpes de Estado, el terrorismo, la coacción, la coerción, el crimen organizado y la corrupción se consideran dentro de este grupo de violencia organizada.
– VIOLENCIA ESTRUCTURAL, que no siempre se presenta como violencia directa, aunque en una gran parte de las ocasiones deriva en ella. La violencia estructural aparece en las situaciones de sociedades injustas, con sistemas políticos injustos, con falta de libertades y con los derechos humanos vulnerados. El populismo, que también puede ser causante de violencia estructural, se abordará en sus formas reaccionaria y revolucionaria.
– VIOLENCIA POLÍTICA, que se presenta bajo diversas formas. El militarismo, entendido como ideología que prioriza la intervención militar y la militarización de la sociedad para resolver los conflictos, es una forma de violencia que conduce a dictaduras militares y a guerras civiles o internacionales. Históricamente los totalitarismos fascista y comunista han provocado millones de muertos. Analizar si en el mundo actual hay corrientes de este tipo puede ser una manera de evitar que se repitan. No hay que desdeñar la violencia producida por las desigualdades y la pobreza provocada por un sistema económico que prioriza el mercado y el beneficio por encima de las personas.
– VIOLENCIA CULTURAL, la justificada por comportamientos y actitudes derivadas de tradiciones culturales. Entre esas violencias se pueden incluir la de género contra las mujeres, las violencias contra los grupos LGTBI y contra los inmigrantes. Sin olvidar la, cada vez más frecuente, violencia verbal, que se produce a través de redes sociales, medios de comunicación y la actividad política.
– VIOLENCIA ACUMULADA Y ALMACENADA, que está lista para emplearse cuando las necesidades militares lo exijan. Miles de millones de dólares presupuestados para construir, vender y comprar armas. Un negocio de destrucción y muerte que enriquece a unos pocos privilegiados, que casi siempre dicen actuar en nombre de sus patrias y de sus libertades. Una acumulación de armas de destrucción masiva capaces de destruir el mundo.
– VIOLENCIA FUTURA, el desarrollo de movimientos populistas de corte revolucionario y reaccionario pueden conducir a episodios de violencia, como ya se está pudiendo comprobar en algunos lugares del planeta Tierra. La polarización política es una señal de alarma muy contundente del peligro de crecimiento de la violencia. No hay que olvidar la violencia con la que los seres humanos estamos atacando nuestro ecosistema. En esa violencia futura también hay que considerar las armas inteligentes capaces de escapar al control humano. Los ataques cibernéticos son otra amenaza violenta para la convivencia. Las pandemias, como la del Covid19, pueden ser uno de los mayores peligros para la humanidad.
– DESTERRAR LA VIOLENCIA es una tarea que exige esfuerzos individuales y colectivos. Impulsar los movimientos por la paz y los tratados de paz y desarme es fundamental para la limitación y posterior eliminación de la violencia. El fomento de la cultura de paz es una prioridad para la erradicación de la violencia. La cultura de paz unida a la seguridad humana, que es aquella que se ocupa del bienestar, la dignidad y la libertad de las personas, son las piezas fundamentales para construir un mundo sin violencia.

17, 18, 19, 24 y 25 de octubre de 2022 de 17,00 a 20,00 horas
LUGAR
Centro Pignatelli
Pº de la Constitución 6 50008 Zaragoza

Curso reconocido por la Universidad de Zaragoza con 0,5 créditos por actividades universitarias culturales para los estudiantes de grado.
El alumnado, para obtener el certificado de aptitud, deberá cumplir los requisitos exigidos (asistencia y realización de un trabajo de aplicación de los conocimientos adquiridos en distintos contextos).

Folleto del curso

INSCRIPCIÓN
Hasta el 14 de octubre
Formulario de inscripción

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies